Microcuento.

Anochecía cuando se acostó sobre la grama. Puntuales, como siempre, todos los grillos cantaron para ella. Sonrió.

-Valentina Semtei

Anuncios